Bienvenidos!

Hace unos años publiqué esta página en Internet. Todo empezó un día en que en la sobremesa de una comida en compañía de unos amigos y hermanos en la fe que nos conocemos desde nuestra infancia, nos pusimos a cantar himnos que conocíamos desde que íbamos al Escuela Dominical de la iglesia de la avenida Mistral de Barcelona.

No lo teníamos previsto y la audición fue del todo espontánea. A medida que íbamos entonando melodías y recordando las letras de los himnos, se nos humedecieron los ojos por la mezcla de emociones que revivíamos. No era sólo el recuerdo nostálgico de rememorar algo que nos trasladaba a épocas de nuestra juventud. Mientras cantábamos aquellos viejos himnos, nos impregnábamos tanto de la melodía como de la inspiración de sus letras. Llenábamos nuestro espíritu y nuestros sentidos de lo que de bastantes años hasta entonces habíamos sido privados de disfrutar en las iglesias actuales: El himno de alabanza.

Fue entonces que, animado con la experiencia y dándome cuenta de que estábamos cantando un buen número de ellos, se me ocurrió coger un viejo himnario de mi madre que tenía colgado en la librería y fui señalando página por página, todos aquellos de los que conocía la tonada y también la letra. Partitura de la Cantata

Más tarde y una vez terminada la reunión con los amigos, decidí hacer una compilación más precisa con todos aquellos himnos que había reconocido. Y no sólo eso. Aprovechando que tengo buen oído y dispongo de herramientas informáticas adecuadas, imaginé crear una página en Internet donde ponerlos, tanto las letras como las partituras y también los ficheros musicales para poderlos escuchar.

Así nació la web www.himnescristians.com.

Debo decir que tardé bastante tiempo en realizar el proyecto. Identifique más de 150 himnos. Todos ellos los había cantado y recordaba la tonada y mucho de la letra. La fase de recopilación y confección de partituras fue particularmente gratificante. Recuerdo que cuando acababa de hacer una partitura y podía escuchar la melodía a través del ordenador, a menudo llamaba a mi esposa para disfrutar los dos de ese momento. Era frecuente la necesidad de utilizar los pañuelos.

Han pasado los años desde entonces. Concretamente cinco años. Y puedo decir con sinceridad que el fruto del trabajo ha sido recompensado ampliamente. Los mensajes recibidos en el buzón de la web por parte de hermanos en la fe agradeciendo la presencia de esta página son, por sí mismos, un premio inesperado. No sólo por el reconocimiento a la labor realizada sino porque me ha hecho dar cuenta de que aquella sed de buenos cánticos en la iglesia a que me he referido, no sólo es una experiencia personal mía sino que es compartida por muchos cristianos en todo del mundo.

Ahora presento los Himnos Cristianos con un nuevo formato más ágil e intuitivo, con más opciones de accesibilidad y con más documentación complementaria. También he añadido algunos otros himnos que no están en ningún himnario de los que conozco, pero que formaban parte del repertorio de la coral de la iglesia en la cual cantaba. Asimismo he incorporado algunos de los famosos "coritos" que, sin ser un himno propiamente dicho, eran muy cantados. Algunos himnos que en estos últimos años he "descubierto" y que me han impresionado por su lirismo e inspiración también los he incorporado. Todo ello suma la cantidad de 199 himnos.

Finalmente y como decía en la primera edición, este es un trabajo que está hecho a la gloria de Dios y de libre uso y disfrute de todos sin ninguna limitación. Mi reconpensa está en poder haber sido una herramienta y vehículo para la pervivencia del trabajo y la inspiración de hermanos de todas las épocas que han creado obras destinadas a alabar a nuestro Señor y que todo el que navegue por estas páginas se una a esta alabanza .

Que el Señor les bendiga!

Carles Rodriguez Vila